Nuestra Institución
El HUSI hoy

-

En el HUSI queremos personas libres de Trombosis


  • Desde 2014, se estableció el 13 de octubre como el Día Mundial de la Trombosis, iniciativa que busca generar conciencia mundial sobre la enfermedad, sus implicaciones y destacar la morbilidad y mortalidad a causa de la enfermedad tromboembólica venosa, una amenaza poco conocida.
  • La enfermedad tromboembólica venosa ocupa el primer puesto como evento adverso, seguido de eventos asociados a medicamentos y úlceras por presión.
  • En el mundo, el 25% de las causas de muerte son secundarias a la trombosis y una de cada cuatro personas muere por esta enfermedad.

HUSI LIBRE DE TROMBOSIS es la actividad que el Hospital Universitario San Ignacio –HUSI- viene adelantando desde el año 2010, con todo el personal asistencial de la Institución y sus usuarios, para promover el conocimiento de la enfermedad y una detección oportuna del paciente en riesgo.

A pesar de que existen guías internacionales para medir el riesgo de cada paciente y que tienen como estrategia suministrar anticoagulantes a dosis más bajas para evitar la enfermedad tromboembólica venosa, hay datos que demuestran que solo al 50% de los pacientes que tienen riesgo de trombosis se les aplica la tromboprofilaxis (terapia para evitar la trombosis venosa).

Teniendo en cuenta lo anterior, a nivel nacional se generó un programa llamado Zona libre de Trombosis, en el cual participa el Hospital. Allí se lleva un registro que mide qué tanta incidencia hay de la enfermedad y qué tan adherentes son los médicos para aplicar las guías internacionales. Por su parte, el Hospital decidió implementar la campaña cada año con el objetivo "de recordar a todo el personal del HUSI, que se debe establecer de manera automática el riesgo de cada paciente y su respectivo tratamiento, además de concienciar a los pacientes de que existe un riesgo y que ellos están en el derecho de comunicárselo a los médicos", afirma la Doctora Catalina Hernández, Médica Internista del HUSI.

La trombosis produce la aparición de coágulos de sangre en las venas y arterias, generando una obstrucción del paso de la sangre hacia los tejidos. Estos coágulos se forman cuando se presenta cualquiera de las alteraciones: la primera por daño del endotelio (capa que cubre por dentro los vasos sanguíneos), el estasis sanguíneo (estancamiento de la sangre) o por un disbalance entre los factores que generan los coágulos en la sangre y los que los destruye (hipercoagulabilidad).

La trombosis se puede manifestar a través de un infarto agudo de miocardio, si hay obstrucción de la sangre en el corazón, un evento cerebrovascular isquémico si hay obstrucción de un vaso hacia el sistema nervioso central, y la enfermedad tromboembolica venosa (ETEV) que engloba a la trombosis venosa profunda, cuando existe un coágulo en una vena de la pierna o pelvis, y una embolia pulmonar, si un coágulo formado en otra parte del cuerpo viaja en la sangre y bloquea las arterias pulmonares, haciendo que la sangre no oxigene de manera adecuada.

Enfermedad Tromboembólica Venosa (ETEV)

La enfermedad tromboembólica venosa (ETEV) es la formación de un coágulo generalmente en las venas de las piernas que podría desprenderse y viajar en la sangre, bloqueando arterias pulmonares.

A nivel mundial existen hasta 10 millones de casos de enfermedad tromboembólica venosa por año en el mundo, de los cuales la mayoría son hospitalizados.

Es considerada también una causa muy frecuente de muerte, entre 100 mil y 300 mil personas fallecen al año por la enfermedad. En Colombia, el 10% de las muertes en pacientes que se hospitalizan se deben a ETEV.

Uno de los factores de riesgo más importantes es la hospitalización. Un estudio reciente demuestra que el 60% de los casos tienen como antecedente haber estado hospitalizados en los tres meses previos y entre esa hospitalización haber sido operados, especialmente de rodilla y cadera porque se pueden hacer trombos en las piernas y llegar hasta el pulmón. Otros factores de riesgo son las infecciones severas, padecer falla cardiaca, EPOC, tener obesidad, tomar anticonceptivos orales o estar bajo tratamiento con estrógenos.

La enfermedad tromboembólica venosa produce una alteración en la calidad de vida de las personas dado que las actividades diarias no se pueden realizar normalmente por el ahogo y el dolor en el pecho, los ingresos hospitalarios se vuelven más frecuentes, en un porcentaje del 10% puede ocasionar hipertensión pulmonar lo que conlleva a falla cardiaca y por ser una enfermedad que trae complicaciones a largo plazo, la persona puede morir.

El tratamiento para la enfermedad se realiza con anticoagulantes por un tiempo prolongado mínimo de tres meses, si la causa se desconoce puede ir de 6 a 12 meses o incluso indefinido. No obstante, a pesar de que la enfermedad es tratable, el 5% de las personas puede morir a los 30 días de haber sido diagnosticado, el 10% a los 3 meses y el 30% a los 4 años.

Síntomas

Las trombosis en la minoría de casos pueden ser asintomáticas, sin embargo, hay señales de alarma que indican que es posible que el paciente esté presentando la enfermedad. Dolor opresivo en el pecho que se pase al brazo izquierdo o a los dos brazos en general y sudoración excesiva, son manifestaciones de una trombosis al corazón que puede desencadenar en un infarto. Si la trombosis es cerebrovascular se van a presentar síntomas neurológicos como pérdida de la sensibilidad y de la fuerza en algunas partes del cuerpo. La embolia pulmonar ocasiona dolor en el pecho y ahogo y si es en la pierna inflamación de la extremidad con dolor asociado.

Mayor información:
Hospital Universitario San Ignacio
Oficina de Comunicaciones
comunicaciones@husi.org.co
Cel: 314 2157256 - Tel: 57(1) 5946161 Ext. 1089