Temas
del Mes

A PROPÓSITO DEL PROYECTO DE LEY 271-2017 C
Por: Julio César Castellanos Ramírez MD - Director General
Jul 08 2017
vistas

Cursa en el Congreso de la República un proyecto de Ley que busca reglamentar la forma de vinculación y las condiciones financieras de matrícula de los profesionales médicos y de otros profesionales de la salud que realizan en Colombia programas académicos, especialización médica o quirúrgica.

Esta iniciativa que parece novedosa, es solamente un intento por llevar a nuestro país a resolver una gran diferencia que tenemos con el resto de países del mundo. En Colombia, los aspirantes a especialistas médico-quirúrgicos tienen que pagar una alta matrícula (excepto en la Universidad de Antioquia), hacer sus prácticas formativas y estudios durante tres a cinco años, pero no ganan un salario por esta práctica, y el apoyo que reciben del Estado solo es un préstamo-beca. En los demás países del mundo estos médicos y médicas no pagan matrícula y reciben una remuneración salarial durante su formación.

Aquí dejamos a la capacidad económica o de endeudamiento de los médicos y médicas las posibilidades de formarse como especialistas, pero en la mayoría de los países del mundo esta responsabilidad recae en la inversión social de recursos públicos, y mientras que en otros países se forman como especialistas los mejores que quieren hacerlo, acá formamos a los mejores que pueden pagar. Lo que implica una profunda reflexión sobre algo que dijo hace muchos años el filósofo chino Confucio (551 AC-478 AC): Donde hay educación no hay distinción de clases.

Vamos a revisar esta propuesta de manera resumida y sencilla con algunos comentarios.

a.)   Propone un tipo específico de contrato para la práctica formativa de la especialización, mediante el cual el profesional en formación se obliga a prestar los servicios de salud determinados en el correspondiente programa académico definido por la Institución de Educación Superior, a cambio de lo cual recibe una remuneración mensual. Además, gozará de todos los beneficios prestacionales de salud, de riesgos profesionales, y los económicos incluyendo los pensionales, vacaciones y demás que otorgue las Instituciones para sus propios empleados.


b.)    Los Fondos para el pago de los Residentes provendrán del Fondo Nacional Financiero para la formación de especialistas clínicos en salud y serán girados directamente al profesional residente, previa verificación por parte de la Institución de Educación Superior y la Institución Prestadora de Servicios en el marco del convenio docente asistencial. Es muy importante que esta propuesta tiene la definición de un presupuesto, lo que no ocurre con la mayoría de las leyes en nuestro país que son promesas sin respaldo financiero.


c.)   Propone que en ningún caso las Instituciones de Educación Superior e Instituciones Prestadoras de Servicio o Empresas Sociales del Estado podrán cobrar matrículas profesionales a los residentes. Este es un tema importante que es necesario revisar, puesto que el Consejo Nacional de Educación Superior – CESU, por el Acuerdo N° 3 de 2016 adoptó y aprobó los lineamientos para la Acreditación de Alta Calidad de especialidades médicas, los cuales contienen unas obligaciones administrativas y académicas de las universidades que imparten las especialidades y que les conllevan unos gastos importantes. Por lo cual, es fundamental revisar el proyecto de manera que, si bien los Residentes no paguen el costo de una matrícula, se prevea la fuente de financiación de esos costos en que incurren las universidades.

Todos debemos participar activamente en lograr que este proyecto de Ley establezca el equilibrio de "gana-gana" entre hospitales y universidades, pero manteniendo los principios de no pago de matrícula y pago de salario a los profesionales que se están formando como especialistas clínicos.  

Esto significa un avance en la Política Pública de Salud en Colombia para nivelarnos con los demás países del mundo, pero además traerá innumerables beneficios en la consolidación de la salud como un derecho fundamental en Colombia, en cuanto la dedicación exclusiva de un profesional a su formación, remunerada y con dependencia de la IPS en la cual realiza su práctica, mejora las condiciones de seguridad clínica y en general las de calidad para la atención de los usuarios.

Es función de todos nosotros crear las condiciones, para favorecer lo que el científico alemán nacionalizado estadounidense Albert Einstein (1879-1955), dijo: "Nunca consideres el estudio como una obligación, sino como una oportunidad para penetrar en el bello y maravilloso mundo del saber".